A las afueras de El Cairo (Egipto), una ciudad de más de 16 millones de personas sin un sistema de recolección de basura organizado, se encuentra la ciudad con más grande con más basura del mundo, Manshiyat Naser, más conocida como La Ciudad Basura. Un gueto fundado para almacenar basura en 1976 en la base de la colina Mokattan.

La ciudad es hogar de alrededor de 60.000 Zabaleen – palabra árabe para denominar a la gente de la basura. Al menos el 90 por ciento de ellos son cristianos, mientras que Egipto es un país de mayoría musulmana. Su economía gira en torno a la recolección y el reciclaje de basura de la ciudad de El Cairo. Carece de infraestructuras y, a menudo, no tiene agua corriente, alcantarillado ni electricidad.

Los Zabaleen nacen dentro del comercio de la basura de El Cairo y crecen en un gueto ubicado a las afueras de la ciudad. Detrás de las montañas de basura uno comienza a ver el orden, la disciplina, la diligencia y el fuerte sentido de orgullo que los Zabaleen tienen por su trabajo. Las familias trabajan juntas y se ganan la vida; cada mañana al amanecer, los jóvenes zabaleen de la comunidad comienzan su viaje diario a El Cairo en carros y camiones tirados por caballos para recoger la basura de los apartamentos y negocios de la ciudad. A la hora del almuerzo, toda la basura recolectada ha sido devuelta al gueto donde todos los miembros de la familia; niños, padres y abuelos se disponen a clasificarlo para después ser reciclado.

La comunidad Zabaleen recicla más del 80% de la basura que recolecta, una proporción mucho más alta que la media europea.

Manel Quiros

Manshiyat Naser, El Cairo, Egipto, abril de 2014.